• Envío 24 hs. GRATIS en pedidos de más de 20€

CUIDADO ZAPATOS CROCKETT & JONES

Te damos algunos consejos para el cuidado de tus Crockett & Jones, para ayudarte a prolongar su vida en óptimas condiciones:

• Limpia regularmente tus zapatos de piel con una crema de calidad, para protegerlos y darles un acabado brillante.
• Los zapatos de ante pueden protegerse con un spray protector de ante, y con un cepillo de goma se eliminará la suciedad. Las manchas resistentes pueden tratarse con un champú para ante.
• Las suelas de piel se dilatan con la humedad, procura evitar que se mojen durante las primeras puestas. Si las suelas se mojaran mucho, deja que se sequen despacio y de forma natural.
• Los zapatos de piel pueden tardar un día en secarse completamente tras haberse humedecido con la lluvia o la sudoración natural. Procura dejar un día entre cada puesta y alterna con otros zapatos.
• Utiliza hormas de madera para mantener la forma de tus Crockett & Jones, además ayudarán a absorber la humedad.

En Fulham tenemos todos los accesorios que necesitas para el cuidado de tus zapatos, consulta la sección "Cuidado Zapatos"

 

CUIDADO PRENDAS

Para ayudarte a disfrutar de tu ropa el mayor tiempo posible, hemos creado una guía de cuidados. 


CACHEMIRA

La cachemira es un tejido lujoso que requiere un delicado cuidado adicional. 

Lavado: No utilices la lavadora o la secadora para tus prendas de cachemira; lávalas a mano con cuidado, utilizando agua templada con un detergente o champú suave. Enjabona con delicadeza el tejido y aclárala bien con agua templada. No retuerzas o estrujes la prenda, ya que podría perder su forma original.

Secado: Al secar la cachemira, escurre suavemente el exceso de agua de la prenda. (Recuerda, sin retorcer ni estrujar). Coloca la prenda sobre una toalla limpia, ajustándola a su forma original, y enróllala con la prenda de cachemira en su interior. Aplica presión sobre la toalla, desenróllala, pon la prenda plana sobre otra toalla seca y limpia, y deja que se seque al aire.

Nota importante: Nunca cuelgues las prendas de cachemira en una percha, ya que pueden deformarse. Al contrario: cuando estén completamente secas, dóblalas con cuidado y guárdalas en un cajón, listas para usarlas. Ten en cuenta también que algunas prendas de cachemira, como la cachemira tejida, solo admiten lavado en seco. Lee detenidamente la etiqueta de cuidados y nunca laves una prenda de cachemira que requiera limpieza en seco.ec

LANA

La lana puede perder fácilmente su forma y se vuelve menos definida si se lava sin cuidado. Puede llegar a encogerse varias tallas. Por lo tanto, trata siempre tus prendas de lana con mucho cuidado y asegúrate de que tu prenda necesita realmente ser lavada. A diferencia del algodón y de los materiales sintéticos, la lana no requiere un lavado frecuente. Solo debes airear tus prendas de lana después de usarlas.

Lavado: La mayoría de prendas de lana pueden lavarse a máquina, con un programa especial para lana. Sin embargo, siempre será preferible que laves tus prendas a mano, ya que sufrirán menos. Utiliza un detergente especial para el lavado de lana (tipo Woolite) para asegurarte de que tus prendas de lana se mantengan suaves y agradables. Disuelve el detergente primero en agua para evitar agitar en exceso la lana húmeda. El calor, la agitación y el detergente son los enemigos de la lana, por lo que intenta remojarla y escurrirla con cuidado para eliminar la suciedad. Basta con sumergir suavemente la prenda de lana en el agua y enjabonar suavemente la prenda. Enjuaga bien con agua fría o templada. 

Secado: Retira el exceso de agua colocando la prenda sobre una toalla y enrollándola para escurrirla con cuidado. Desenróllala y deja que se seque al aire. Nunca cuelgues tus prendas de lana para secarlas, ya que la tela húmeda cederá y perderá su forma. En su lugar, sécalas extendidas con la forma deseada.

ALGODÓN

El algodón es un tejido natural que puede lavarse fácilmente. Soporta altas temperaturas y ni siquiera el agua hirviendo daña la fibra. 

Lavado: Se puede lavar a altas temperaturas usando cualquier tipo de detergente. El algodón blanco puede lavarse incluso con lejía para mantener su tono blanco perlado. 

Secado: Después de lavarlo, se puede secar a máquina a alta temperatura. Ten en cuenta que el algodón tiende a arrugarse con facilidad. Por lo tanto, deberá plancharse.

Lino

La mayoría de tejidos de lino pueden lavarse, pero lee siempre la etiqueta para asegurarte. 

Lavado: Lava a mano tus prendas de lino con jabón suave o en la lavadora con un programa de lavado a mano. 

Secado: Las prendas de lino se arrugan con facilidad, por lo que se recomienda secarlas planas o tenderlas.


PANA

La pana es un tejido de algodón grueso con un canalé corriendo longitudinalmente.

Lavado: La pana se puede lavar como una tela de algodón normal. Sin embargo, evita plancharla para no aplastar el canalé.


SEDA

La seda es un tejido delicado y debe manipularse con cuidado. Sin embargo, es bastante fácil de lavar. Tiene una tendencia natural a liberar la suciedad fácilmente y no siempre requiere limpieza en seco para mantener su calidad. 

Lavado: Las prendas de seda deben lavarse a mano con delicadeza y en agua muy fría. Aplica un detergente muy suave tipo Woolite. (Este tipo de jabón te ayudará a conservar los aceites naturales de las prendas). Enjuaga la prenda en agua fría hasta eliminar completamente todo residuo de jabón. Añade unas cuantas gotas de acondicionador de cabello en el agua cuando la enjuagues, para mantener la seda suave y flexible. 

Secado: Escurre el agua de la tela enrollándola en una toalla. No la retuerzas ni la estrujes, ya que se podría dañar la tela. Cuelga la prenda húmeda y deja que se seque al aire por completo. No tiendas la ropa de seda al sol para secarla. 

Notas importantes

  • Plancha la seda solo cuando sea absolutamente necesario. Hazlo a temperatura baja y con un paño entre la plancha y el tejido. A no ser que la etiqueta de la prenda de seda recomiende limpieza en seco, debe evitarse este tipo de lavado, ya que encoje ciertos tipos de seda. 
  • Utiliza zumo de limón o vinagre para limpiar las manchas, pero pruébalo primero en un área poco visible para comprobar la estabilidad del color. 
  • Lávala con delicadeza para evitar que encoja. Incluso el ciclo suave de la lavadora es demasiado agitado para esta tela tan delicada. 
  • La seda es una fibra natural; no utilices lejía, ya que puede dañar las fibras. 
  • Procura no dejar que la laca o el perfume entren en contacto con la seda, ya que el alcohol puede dañar el tejido.
 
 

BORREGO

El borrego es un material sintético moderno utilizado para la confección de ropa para clima frío. 

Lavado: Las prendas de borrego pueden lavarse a temperatura media, pero deben retirarse de la lavadora inmediatamente después de haber finalizado el programa de lavado. Esto es importante a fin de mantener su aspecto esponjoso y evitar que se apelmacen. 

Secado: Por ese motivo, el borrego no debe secarse en la secadora, sino colgado, para mantener su fantástico aspecto.

 

TERCIOPELO

Lee siempre la etiqueta para ver si tus prendas de terciopelo se pueden lavar. Si el terciopelo contiene algodón o seda, en lugar de ser sintético de fácil cuidado, es recomendable llevar la prenda a la tintorería. Si se lava en casa, el terciopelo de algodón o de seda puede deformarse y perder el lustre. 

Manchas: Siempre trata las manchas antes del lavado. Si no, estas pueden endurecerse y arruinar el pelo del tejido. Utiliza un paño humedecido en agua templada y quita la mancha suavemente, con movimientos hacia arriba y hacia abajo. Frota con un paño seco para limpiar el exceso de agua. 

Lavado: El terciopelo nunca debe lavarse a máquina; lávalo con cuidado a mano con un jabón suave. 

Secado: Seca tus prendas de terciopelo colocándolas sobre una rejilla plana. La prenda debe escurrirse colocada sobre esa rejilla.


PIEL

Las prendas de piel son piezas atemporales que pueden durar años si se cuidan debidamente. Lee detenidamente las instrucciones de cuidado de la etiqueta interior y síguelas para evitar arruinar tus artículos de piel. 

Manchas: En general, las manchas en la piel pueden eliminarse frotando suavemente el tejido con un paño húmedo. Esto eliminará las manchas externas visibles, como la suciedad y el polvo. Para manchas más profundas, se puede rociar la zona afectada con un limpiador de piel (que no contenga una base de agua) y frotar suavemente la mancha con un paño suave. Evita utilizar trapos o esponjas abrasivas que puedan rayar la delicada superficie. 

Lavado: Algunas prendas de piel de calidad se pueden lavar a mano con agua templada y jabón suave. El detergente líquido para platos a menudo funciona bien para la piel, ya que no contiene productos químicos que puedan dañarla. La mejor manera de hacerlo es empapar la prenda de cuero en un pequeño barreño lleno de agua y detergente líquido. Frota suavemente las zonas manchadas con un movimiento circular hasta que esté limpia y cuelga la prenda para secarla.

Nota importante: Nunca cuelgues tus prendas de piel cerca de un calefactor, ya que podría endurecer la tela. - Si quieres asegurarte de que tu prenda de piel se mantiene perfecta, llévala a un profesional de limpieza en seco.

ANTE

El ante es un tipo de cuero que se crea a partir de la parte inferior de la piel. Las fibras se pulen y realzan para darle un toque aterciopelado. Una protección y limpieza cuidadosas son las claves para mantener las prendas de ante en buen estado. Protege desde un principio la prenda de ante aplicando un buen espray protector. 

Manchas: Las manchas pueden eliminarse en casa usando un limpiador diseñado especialmente para ante en lugar de un limpiador de piel en general. Puedes utilizar un borrador para ante para eliminar la suciedad de la prenda y quitar algunas manchas. Una toalla seca también es útil para eliminar la suciedad y las manchas. Si es necesario, pon una pequeña cantidad de vinagre en una toalla para limpiar las manchas de la prenda de ante, pero asegúrate de probarlo primero. Frota un poco, con cuidado de no empapar la prenda. Deja el producto al aire para eliminar el olor. 

Notas importantes

  • Evita planchar las prendas de ante, ya que puede causar daños en el tejido. Es mejor que dejes que las arrugas se vayan de forma natural colgando la prenda de ante en una percha acolchada. Si tienes que plancharla, utiliza una plancha a baja temperatura, colocando una bolsa de papel entre la plancha y el tejido, y plancha muy rápidamente. 
  • No utilices vaselina como agente de impermeabilización en el ante, ya que manchará la tela. 
  • No guardes la prenda de ante en una bolsa de plástico o de almacenamiento no transpirable, ya que puede secarse y agrietarse. 
  • El ante es un tipo de piel. En general, para una limpieza a fondo, lo mejor es llevar la prenda de ante a la tintorería.
 
 

POLIAMIDA

El tejido de poliamida se utiliza comúnmente para la fabricación de prendas de ropa deportiva y de entrenamiento. Tiene el aspecto de un algodón suave, aunque es impermeable y transpirable, lo que ayuda al cuerpo a mantener una temperatura agradable y a absorber la humedad. 

Lavado: Las prendas de poliamida pueden lavarse a máquina, pero solo con agua fría. Lava este tipo de prendas con un ciclo de lavado normal con agua fría y detergente sin blanqueador. Si no dispones de lavadora, puedes lavarlas a mano con agua fría. 

Secado: Deja que se sequen al aire libre. No utilices calor para secar las prendas de poliamida, ya que el calor las encoje.


LYOCELL / TENCEL

El tejido Lyocell o Tencel a menudo puede lavarse y secarse a máquina. 
Lavado: Utiliza un programa de agua templada para lavar y agua fría para aclarar, y usa la secadora a temperatura media o con el ciclo de planchado permanente. 
Secado: Ten en cuenta que tu prenda de Tencel puede encoger hasta un 3 % la primera vez que la seques en la secadora. Nota importante: 
- A veces, el tejido Tencel se mezcla con algodón o rayón para crear un acabado similar a la seda. Este tipo de prendas es mejor lavarlas a mano y secarlas al aire. 
- El tejido Tencel puede volverse rígido si se seca al aire. Puedes suavizarlo poniendo la prenda en la secadora con una toalla suave a baja temperatura.


MODAL

El tejido modal debe lavarse con cuidado para evitar daños y ayudar a que la tela se mantenga flexible y no destiña. Si está bien cuidado, es un tejido muy resistente. 
Lavado: Algunas prendas de modal son delicadas y deben lavarse a mano con agua fría y detergente suave. Enróllalas en una toalla para escurrir el agua y déjalas secar planas a la sombra. Otras prendas más recias pueden lavarse a máquina con un ciclo delicado con agua fría y secarlas al aire o a máquina con un ciclo corto. 
Manchas: Si aparecen pequeñas manchas en el tejido modal, tal vez puedas sacarlas lavándolo a mano con un detergente suave. No empapes la tela ni la frotes vigorosamente para eliminar las manchas. Es preferible tratar las manchas lo antes posible, ya que, cuando son recientes, a menudo pueden eliminarse con un paño empapado en agua fría, sobre todo si se añade un detergente suave para estimular que la mancha se desincruste. Si la tela se arruga, se puede planchar a baja temperatura. El tejido apagado puede recuperar el brillo si lo planchas, al alisar las fibras individuales. 
Notas importantes: 
- Las prendas de modal no deben lavarse o secarse a altas temperaturas o con lejía u otros productos de limpieza agresivos. 
- Para evitar la formación de arrugas en los viajes, es mejor enrollar las prendas de modal en lugar de doblarlas. De esta manera, también ocuparán menos espacio en el equipaje. 
- Las prendas de modal no deben colgarse en perchas, ya que con el tiempo pueden deformarse o romperse algunas fibras, lo que debilitará la prenda y hará que pierdan parte de su elasticidad.


NYLON

El nylon lo utilizamos a menudo en chaquetas y abrigos, por su fuerte carácter. 
Lavado: La mayoría de artículos elaborados con nylon pueden lavarse y secarse a máquina a baja temperatura. 
Secado: Sin embargo, ten en cuenta que el nylon puede quedarse rígido durante el ciclo de secado. Para minimizar la electricidad estática, añade hojas especiales para la secadora durante el centrifugado y no olvides retirar las prendas de nylon de la secadora al terminar el centrifugado.


POLIÉSTER

El poliéster es una fibra sintética fuerte, resistente a las arrugas y, por tanto, mantiene la forma. 
Lavado: La mayoría de prendas fabricadas con poliéster pueden lavarse y secarse a máquina. Utiliza agua templada y añade un suavizante en el ciclo de aclarado final. 
Secado: Aunque las prendas de poliéster pueden secarse a máquina con un programa de baja temperatura, lo mejor es simplemente tenderlas al aire.


RAYÓN

El rayón es un tejido fuerte y muy absorbente con un tacto suave y sedoso. Se arruga con facilidad y puede ceder cuando está mojado y encoger cuando se lava. 
Lavado: Es conveniente lavar las prendas de rayón a mano. Es un tejido delicado cuando está mojado, por lo que la agitación de la lavadora podría dañarlo. Aunque el rayón es un tejido fuerte, necesita cuidado y amor para mantener su forma y su brillo. Nunca lo escurras, retuerzas o estrujes. Simplemente agítalo con delicadeza y alisa las arrugas con la mano. Si tienes que planchar una prenda de rayón, hazlo del revés para evitar que coja brillo. Plánchala a temperatura baja y presiona suavemente mientras la tela está todavía un poco húmeda para eliminar las arrugas. 
Nota importante: 
- No utilices la secadora con las prendas de rayón, ya que podría dañar la tela.


RASO

El raso tiene un tacto suave y liso que hace que sea un tejido muy atractivo. Hay varios tipos de raso, con diferente resistencia, que requieren cuidados distintos. Lee siempre las instrucciones de cuidado que encontrarás en la etiqueta interior para determinar el proceso de limpieza adecuado para cada artículo. 
Lavado: Las prendas de raso deben lavarse a mano o con el ciclo delicado de la lavadora, con agua fría y un detergente suave tipo Woolite. Si la lavas a mano, deja la prenda en remojo en agua templada de tres a cinco minutos. Enjabona con delicadeza la prenda y aclárala bien con agua fría o templada. No retuerzas o estrujes la tela, ya que podría perder su forma original. 
Secado: Evita utilizar la secadora para tus prendas de raso. En su lugar, coloca la prenda plana sobre una toalla limpia y seca, y enróllala aplicando presión para eliminar el exceso de agua. Desenrolla la toalla, pon la prenda plana sobre otra toalla limpia y seca para terminar de secar al aire, alejada del sol o el calor excesivo. 
Notas importantes: 
- No laves ninguna prenda de raso en agua caliente. El agua caliente puede encoger las prendas de raso de un 10 % a un 20 %. 
- Las prendas de raso pueden plancharse a temperatura baja/media, sin vapor. Plancha las prendas del revés con movimientos rápidos, sin permitir que la plancha permanezca demasiado tiempo en un mismo lugar.


SPANDEX / LYCRA / ELASTÁN

El spandex es una fibra sintética elástica que puede ser estirada muchas veces en su longitud, y luego recupera su tamaño original. 
Lavado: Las prendas de spandex pueden lavarse a mano o a máquina, en agua templada. No uses detergentes que contengan cloro en ningún tejido con spandex, ya que puede dañarlo. 
Secado: Se puede secar tendido o a máquina, a baja temperatura.


VISCOSA

La viscosa es un material semisintético que consiste en fibras naturales tratadas químicamente. 
Lavado: Las prendas de viscosa se pueden lavar a mano con un detergente suave. Sumerge tus prendas de viscosa en agua, agítalas suavemente y déjalas en remojo durante unos minutos. Retira las prendas del agua jabonosa y enjuágalas cuidadosamente con agua templada. No las retuerzas; escurre con cuidado el exceso de agua. Aunque es preferible el lavado a mano, las prendas de viscosa también se pueden lavar en la lavadora. En tal caso, utiliza un ciclo de lavado suave, con una temperatura máxima de 40°C, y retira las prendas de viscosa de la lavadora en cuanto termine el ciclo. 
Secado: Vuelve a dar forma a tus prendas mientras todavía están húmedas. Cuélgalas en perchas inoxidables o extiéndalas para que se sequen. Nunca utilices limpieza en seco con la viscosa. 
Notas importantes: 
- Da siempre la vuelta a las prendas de viscosa antes de lavarlas. Ello impedirá que esta fibra tan suave se deteriore. 
- Llena a medias el tambor de la lavadora. Las prendas de viscosa tienden a arrugarse si las lavas en un tambor lleno.




Entendido, gracias

En Fulham Shops S.L. utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de uso y de medición de nuestra web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.